A mis brazos.

No creo en un dios intervencionista,
pero querida, sé que tu sí lo haces;
y si creyera me pondría de rodillas para pedirle
que no intervenga en lo que esté relacionado a ti.
Que no toque un pelo de tu cabeza,
que te deje ser como eres
que si siente que debe dirigirte
te dirija a mis brazos.

Y no creo en los ángeles,
-aunque mirándote me pregunto si será verdad-
pero si creyera los convocaría a todos
y les pediría que te vigilen.
Que cada uno prenda una vela por ti,
para que tu camino sea brillante y claro
y puedas caminar, como Cristo, en la gracia y el amor
y te guíen a mis brazos.

Pero creo en el Amor,
y se que tu también.
Y creo en una especie de camino
que podemos andar vos y yo.
Entonces mantén tus velas encendidas
y que su viaje sea brillante y puro,
que ella seguirá regresando
por siempre y para siempre
a mis brazos.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s