Perro Sediento

Se que ya escuchaste todo esto,
pero me disculpo por esta guerra de tres años,
por los campos, alambrados y trincheras.
Me disculpo por la otra noche,
y se que una disculpa no hace la diferencia,
me disculpo por cosas que no puedo ni mencionar.

Lo siento, lo siento, lo siento,
me siento arrepentido, en el “Perro Sediento”.

Sigues clavándome en mi caja,
me disculpo por seguir saliendo de ella,
con mi boca loca y mi sombrero de bufón.
Me disculpo por haber escrito ese libro,
me disculpo por mi aspecto,
pero no hay mucho que pueda hacer al respecto.

Me disculpo por lo del hospital,
algunas cosas son imperdonables
y otras simplemente no tienen perdón.
No estaba preparado para hacerme cargo
y en las ocasiones que subí a tomar aire
vi mi vida y me pregunté
qué demonios había estado viviendo.

Me disculpo por lo de tus amigos,
espero que vuelvan a hablarme,
ya dije que pagaré todos los daños.
Me disculpo por mi suerte podrida,
y por haberme olvidado cómo se coje,
es solo que mi corazón y mi espíritu
están algo famélicos.

Perdóname querida, pero no te preocupes,
el amor está siempre pidiéndote disculpas,
y lo lamento de pies a cabeza.
Lamento estar siempre molesto,
lamento existir,
y por tu forma de mirar
veo que tu también lo lamentas.

Lo siento, lo siento, lo siento,
me siento arrepentido, en el “Perro Sediento”.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s