Mano diestra roja.

Date un paseo por las afueras del pueblo,
pasando las vías,
donde comienza el viaducto
como un pájaro condenado
que avanza y se quiebra,
donde los secretos yacen en incendios forestales,
en cables que zumban…
Hey hombre, sabes que no hay vuelta atrás,
pasa la plaza, el puente,
pasa los molinos, las chimeneas.
Con la tormenta llega
un hombre alto y apuesto,
con un polvoriento abrigo negro
y una mano diestra roja.

Te envolverá con sus brazos,
te dirá que fuiste un buen chico.
Reavivara todos los sueños
que te tomó una vida destruir.
Entrará profundo en el agujero,
curará tu encogido espíritu…
hey amigo, sabes que
nunca, nunca, hallarás vuelta atrás.
Es un fantasma, es un dios,
es un hombre, es un gurú.
Susurran su nombre
en esta tierra perdida,
pero escondida en su abrigo
lleva una mano diestra roja.

¿Te falta dinero?
Él te conseguirá.
¿Te hace falta un auto? Él te dará uno.
¿No tienes autoestima? ¿te sientes como un insecto?
No te preocupes amigo,
por que aquí viene,
pasando el ghetto y el barrio,
por la calle Bowery y los suburbios.
Una sombra se proyecta donde sea que esté,
y tiene un fajo de billetes
en su mano diestra roja.

Lo verás en tus pesadillas,
lo verás en tus sueños.
Aparecerá en cualquier lado
pero no es lo que parece.
Lo verás en tu cabeza, en la pantalla del televisor y
hey, amigo, te advierto que lo apagues…
es un fantasma, es un dios,
es un hombre, es un gurú.
Eres una parte microscópica
de su plan catastrófico
diseñado y dirigido por su mano diestra roja.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s